Los contratos internacionales. Cláusulas principales.

Share

Categorías: Contratación Mercantil


La globalización de la economía y el evidente aumento que ello ha supuesto en las transacciones a nivel internacional han hecho necesario un intento de unificación legislativa.

Este problema resulta especialmente importante en el marco de los contratos, por tratarse de aquellos actos jurídicos mediante los cuales se concretan los intercambios comerciales.  Dentro de los contratos, cabe destacar el de compraventa, que supone la base de todo el comercio internacional por ser el que crea y condiciona su desarrollo.  Pese a que en la actualidad no se puede hablar de que exista un derecho internacional uniforme, aplicable a todo el mundo, sí existen una serie de puntos en los que la mayoría de los países están de acuerdo.  En este sentido, se considera generalmente admitido el principio de autonomía de la voluntad, fijado en nuestro derecho privado por el artículo 1.225 del Código Civil: “los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público“.  De este principio deriva que aspectos tales como la ley aplicable en los contratos, así como la jurisdicción competente, pueda ser la elegida por las partes, ya sea de forma implícita o explícita.  Consecuentemente cabe destacar, a la hora de formalizar un contrato internacional, una serie de cláusulas cuya inclusión en los contratos de este tipo resulta fundamental.  A modo de esquema, estas cláusulas serían básicamente las siguientes:

 

1.Conciliación, arbitraje, jurisdicción competente y fuero aplicable.  

En primer lugar, recomendamos acudir a un organismo de conciliación internacional con el objetivo de someter la solución de la controversia a la decisión de un tercero neutral, independiente y especializado en la materia.  En segundo lugar,recomendamos acudir al arbitraje internacional, lo que supone la exclusión de los Tribunales Ordinarios de Justicia para intervenir en el conflicto, al menos mientras no se conozca el laudo arbitral.  A falta de acuerdo entre las partes para someter la cuestión a conciliación o arbitraje, y para aquellos supuestos no previstos en el contrato, queda la alternativa de acudir a la jurisdicción ordinaria.  En este sentido, resulta absolutamente necesario insertar una cláusula que estipule la jurisdicción competente en casos de litigio, ya sea los tribunales del comprador, del vendedor o del país en que se vaya a llevar a cabo el suministro.

Por último, será necesario incluir una cláusula respecto a la legislación aplicable para el supuesto de acudir a un litigio.  La inclusión de esta cláusula supone la sumisión expresa a un sistema normativo concreto al objeto de evitar futuros conflictos.

 

2. Forma y condiciones de pago

Es necesario regular la forma en que deberá llevarse a cabo el pago, pudiendo estipularse en relación con una serie de factores relacionados con el tiempo, lugar, moneda y fórmula bancaria para concertar las operaciones.

 

3. Penalización

Se trata de una cláusula coactiva por la que se puede prever el daño que se ocasiona a la parte que ha sufrido el incumplimiento.  La cuantía de la misma debe suponer, por lo general, un 10 o un 15% sobre el importe total del contrato, no debiendo ponerse cantidad superior al beneficio esperado.

 

4. Fuerza mayor e imprevistos

Es todo acontecimiento que afecta al cumplimiento del contrato y escapa del control de las partes, no pudiendo solucionarse por la mera voluntad.

 

5. Autorizaciones y permisos oficiales

Supone la inclusión de la necesidad de obtener una serie de documentos o autorizaciones oficiales.

 

6. Idioma

Esta cláusula indica en qué idioma será escrita, leída e interpretada toda la documentación, así como el contrato. Ello no impide que el mismo pueda venir redactada en varios idiomas, aunque para ello será recomendable hacer uso de traductores jurados.  En caso de hacer uso de varios idiomas, se deberá indicar qué versión es la que da fe en el contrato.

El asesoramiento de un experto en la materia al objeto de negociar y redactar el contrato es recomendable, en todo caso, en aras de una mayor seguridad jurídica y protección del asesorado.

Alejandra Gesche Fauré
Mariscal Abogados

 

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico.

Asesoramiento jurídico en Contratación Mercantil (+info)

 

AVISO LEGAL © Mariscal & Asociados, Abogados, 2009. CIF B82934084 - Datos registrales: TOMO 16351, SECCIÓN 8 FOLIO 134 HOJA M-277809

© 2009 Mariscal & Asociados, Abogados
MARISCAL & ASOCIADOS es titular de todos los derechos de propiedad intelectual del diseño, código fuente y contenidos de la página web