¿Cuándo es necesaria la presencia corporativa de una empresa extranjera en España?

En los últimos años España se ha convertido en un destino atractivo para la inversión extranjera. El entorno competitivo, la funcionalidad y la variedad de modelos de negocio son sólo algunas de las ventajas que ofrece el país y que las empresas extranjeras han sabido reconocer para expandir su actividad en España.

Qué determina la necesidad de la presencia corporativa

El factor que determina la obligación de tener presencia societaria en España para una empresa extranjera es que su actividad principal se ejecute o desarrolle en territorio español.

Así, por ejemplo, si la empresa extranjera desarrolla su actividad principal fuera del territorio español, la empresa no tendrá obligación de contar con presencia corporativa en España.

En cambio, si la empresa extranjera llega a desarrollar su actividad principal desde o en España, deberá contar con presencia corporativa en el país.

Por otra parte, en ocasiones, las empresas extranjeras sin presencia física en España, pero con empleados trabajando en territorio español en la modalidad de teletrabajo, se preguntan si tienen la obligación de contar con presencia corporativa en España. En estos casos:

  • Si la actividad mercantil y laboral de la empresa es muy reducida en España, no tendrá obligación legal de tener presencia societaria en España. Sólo se requiere que la empresa esté registrada en España como no residente y cumpla con las obligaciones fiscales y de seguridad social relacionadas con sus empleados en España
  • Si se prevé un aumento de la actividad o del volumen de negocios de forma continuada o permanente de la empresa en España, es recomendable, pero no obligatorio, que cuente con presencia corporativa en el país. La normativa actual ofrece diferentes figuras jurídicas para desarrollar actividades comerciales en España.

Formas de presencia corporativa física en España

  • Constitución de una sociedad filial: la filial puede tomar la forma de sociedad anónima (S.A.), o sociedad limitada (S.L.), entre otras. Al colocarse la filial en una posición de sociedad independiente bajo el control de otra sociedad matriz (que, normalmente, se encontrará en el extranjero), permite a la empresa extranjera implantar eficazmente su negocio en España al tiempo que mantiene el control sobre sus operaciones en el país
  • Establecimiento de una sucursal: como extensión de una empresa extranjera en España, sin personalidad jurídica independiente. La sucursal está sujeta a las mismas obligaciones legales y fiscales que la empresa extranjera
  • Apertura de una oficina comercial: espacio físico destinado a la promoción y venta de productos o servicios de una empresa extranjera en España. No tiene personalidad jurídica independiente y no se considera como un establecimiento permanente
  • Adquisición de un negocio existente: Otra opción es adquirir un negocio existente en España, ya sea mediante la compra de una empresa o de una participación accionarial en una sociedad.

Cada una de estas alternativas tiene sus propios requisitos legales y fiscales, por lo que habrá que tener en cuenta las necesidades y objetivos del negocio para elegir la opción idónea en cada caso.

Más información sobre la sucursal y la filial.

Eduardo De Sousa

Si desea más información sobre la presencia corporativa de empresas extranjeras en España,

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico

Noticias relacionadas