Cómo computa la excedencia forzosa en la indemnización por despido

La excedencia forzosa es una modalidad de excedencia laboral en la que el trabajador solicita que se suspenda su empleo, reservándose el derecho a volver a su puesto de trabajo posteriormente. Tiene lugar cuando el trabajador va a dedicarse al:

  • Ejercicio de cargo público: aquel cargo temporal o político al que se acceda por elección o designación
  • Ejercicio de funciones sindicales: sólo aquellas de ámbito provincial o superior. No obstante, la Ley limita el derecho a la excedencia forzosa a aquellas organizaciones sindicales que sean más representativas
  • Cumplimiento de un deber público: será motivo de excedencia realizar menos del 20% de la jornada durante un periodo de 3 meses.

La excedencia forzosa se caracteriza como una causa de incompatibilidad material con el trabajo, o como una imposibilidad de la ejecución del mismo ante la obligación de un deber inexcusable de carácter público. Se trata, pues, del único caso de excedencia en el que el cese temporal de la relación laboral es obligatorio para el trabajador.

Derechos del trabajador en situación de excedencia forzosa

El trabajador que se encuentre en situación de excedencia forzosa tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo, independientemente del tiempo que dure la excedencia. Durante este periodo computará la antigüedad laboral. Sin embargo, no computará a efectos del cálculo de la cuantía de la indemnización por despido.

Cálculo de la indemnización durante la excedencia forzosa y ventajas para la empresa

Conforme a la doctrina jurisprudencial aplicable en España, una cosa es el derecho al cómputo de la antigüedad correspondiente a la excedencia forzosa, y otra muy distinta la determinación del tiempo trabajado en la empresa conforme al art. 56.1ª) del Estatuto de los Trabajadores. Esto quiere decir que, los conceptos de antigüedad en la profesión y el tiempo prestado en la empresa, no son equiparables entre sí. El primero, refleja el tiempo de desempeño de la profesión, mientras que el segundo, hace referencia al tiempo de trabajo desempeñado por cuenta ajena en la empresa.

Este último concepto es el que sirve para fijar la indemnización que le correspondería al trabajador cuyo despido fuera declarado improcedente. El Estatuto de los Trabajadores utiliza entonces, como referencia para el cálculo de las indemnizaciones, únicamente el tiempo de prestación de servicios, excluyendo la fecha de antigüedad.

Consecuencias para el trabajador por incumplimiento del plazo de reincorporación

En un plazo máximo de treinta días naturales a partir de la cesación del cargo público o sindical, el trabajador debe reincorporarse el día que quiera a su puesto de trabajo.

En caso de que el trabajador no se reincorporara a su puesto de trabajo dentro del plazo establecido, la empresa puede considerar que ha abandonado su puesto y se aplicará el mismo procedimiento que en el caso de baja voluntaria. De esta manera, el trabajador volverá a no tener derecho a indemnización ni tampoco a cobrar paro.

De todo lo anterior se deduce la importancia de conocer con exactitud el tiempo que los trabajadores hubieran estado en excedencia forzosa. Puede suponer para la empresa un importante ahorro en términos indemnizatorios.

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico

Beatriz Román Bas

Mariscal Abogados

Mariscal Abogados es un despacho internacional multidisciplinar con experiencia acreditada en distintas áreas del derecho. Nuestros idiomas de trabajo son el castellano, alemán, inglés y francés. Si desea realizar una consulta Contacte con nosotros