Ventajas de los procedimientos arbitrales frente a los procedimientos judiciales

El arbitraje es un mecanismo de resolución de conflictos privado y alternativo a los procedimientos judiciales. El arbitraje cuenta con notables diferencias respecto de la vía de los juzgados. Conocer las características del arbitraje resulta determinante para determinar en qué supuestos las partes podrían estar interesadas en acudir al mismo u optar por el procedimiento judicial.

En primer lugar, es preciso entender que el arbitraje puede ofrecer a las partes una mayor libertad para adaptar varios elementos del arbitraje a sus circunstancias.

Ventajas del arbitraje frente a los procesos judiciales

  • El arbitraje debe ser resuelto en derecho o equidad
  • En el supuesto de que se opte por el derecho permite la elección
    • De la ley que deberá ser empleada por el árbitro o árbitros
    • Del número de árbitros que decidirá sobre el asunto
    • Del lugar donde se celebrará el arbitraje
    • Del idioma en que se deben celebrar las vistas y remitir los documentos
    • Del tipo de estructura de procedimiento de entre los que el órgano arbitral pone a disposición de las partes.

Esta mayor libertad representa un gran incentivo para aquellas partes que entiendan que la rigidez de los juzgados, en uno o varios de los puntos previamente indicados, les perjudica.

Pero además se dan otras circunstancias que complementan o desarrollan las anteriores y son:

  • La potencial especialización de los árbitros en materias concretas que les doten de una percepción del problema distinta a la meramente jurídica. Esta característica es especialmente ventajosa en controversias técnicamente complejas sobre aspectos no jurídicos, pues se agradece la presencia de árbitros de distintas especialidades que cuenten con esa comprensión profunda de la que podría carecer el juez o magistrado.
  • La reducción del tiempo necesario para obtener una resolución y ejecutar la misma. Esta característica se debe principalmente a la concurrencia de dos circunstancias:
    • La primera consistente en la adopción de las distintas cortes arbitrales de procedimiento con una extensión temporal menor
    • La segunda siendo la propia resolución arbitral o laudo que, a diferencia de la sentencia judicial, no admite una segunda instancia y cuya anulación en sede judicial queda limitada a supuestos muy limitados.

Inconvenientes y limitaciones del arbitraje frente a los procedimientos judiciales

Una vez expuestas las principales virtudes del arbitraje frente al procedimiento judicial, resulta preciso destacar que el arbitraje también cuenta con inconvenientes y limitaciones.

  • Su coste es sustancialmente superior al de los procedimientos judiciales (principalmente por los derechos de administración de la corte arbitral y los honorarios de los árbitros)
  • La imposibilidad de recurrir el laudo (circunstancia negativa para la parte perdedora)
  • La imposibilidad de someter determinadas materias a arbitraje.

Conclusión

El arbitraje, como alternativa a los procedimientos judiciales, es una alternativa a la resolución de conflictos muy recomendable. Ofrece agilidad y libertad, además de una mayor especialización de los árbitros, característica muy valiosa en procedimientos con una elevada especialización técnica.

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico

Nicolás Melchior

Licenciado en derecho por la Universidad Carlos III de Madrid, Nicolás Melchior es especialista en derecho societario, contratación mercantil y comercio electrónico. Idiomas de trabajo: castellano, alemán, inglés y francés. Si desea realizar una consulta Contacte con nosotros