Política de desconexión digital, una obligación para las empresas en España

El derecho a la desconexión digital se define como el derecho que los trabajadores tienen a no conectarse a ningún dispositivo digital por motivos profesionales durante sus períodos de descanso y sus vacaciones. Esto se traduce en el derecho de los trabajadores a no atender llamadas, videollamadas, emails, WhatsApps o cualquier otro tipo de comunicación fuera de su horario laboral, de tal forma que se respeten los tiempos de descanso, permisos y vacaciones.

El derecho a la desconexión digital es un derecho muy protegido por estar directamente relacionado con los derechos a la intimidad y a la conciliación de la vida familiar y laboral.

De ahí que la legislación en España, a fin de garantizar su cumplimiento, establezca la obligación para las empresas de elaborar una política de desconexión digital interna. En ella deben definirse las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión, así como las acciones de formación y de sensibilización del personal sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas.

Inicialmente esta obligación se incorporó al artículo 88 de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales. Recientemente se ha incorporado además al artículo 18.2 de la Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia, en tanto que establece:

La empresa, previa audiencia de la representación legal de las personas trabajadoras, elaborará una política interna dirigida a personas trabajadoras, incluidas las que ocupen puestos directivos, en la que definirán las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión y las acciones de formación y de sensibilización del personal sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas que evite el riesgo de fatiga informática. En particular, se preservará el derecho a la desconexión digital en los supuestos de realización total o parcial del trabajo a distancia, así como en el domicilio de la persona empleada vinculado al uso con fines laborales de herramientas tecnológicas.

Cabe destacar que la Inspección de Trabajo en España ha comenzado a solicitar a las empresas que presenten sus correspondientes políticas de desconexión digital.

¿Qué debemos tener en cuenta en la elaboración de la política de desconexión digital?

  • En el caso de que exista representación legal de los trabajadores, la política debe ser elaborada de forma conjunta por la empresa y dicha representación
  • Debe establecer los mecanismos de ejercicio del derecho a la desconexión digital, esto es, cómo se materializa el derecho. Por ello, se deben concretar los lapsos de tiempo en que será aplicable la desconexión digital, que normalmente, coincidirán con la duración de los descansos diarios y semanales, los permisos y las vacaciones.
  • Debe fijar las acciones de formación y sensibilización, de forma que los trabajadores reciban formación en materia de uso de los medios digitales.

La falta de una política de desconexión digital en la empresa puede acarrear sanciones por parte de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social y/o reclamaciones de los trabajadores.

Si su empresa requiere asesoramiento para elaborar una política de desconexión digital,

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico

Alejandra Sanz

Licenciada en Derecho por la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI-ICADE), Alejandra Sanz está especializada en derecho laboral para la empresa. Idiomas de trabajo: español, inglés y francés. Si desea información adicional Contacte con Alejandra Sanz