El contrato EPC versus el contrato EPCM

El término EPC es un acrónimo que proviene del término anglosajón Engineering, Procurement and Construction (Ingeniería, Adquisiciones y Construcción) y se utiliza en proyectos a gran escala fundamentalmente vinculados al sector de la energía.

A pesar del auge que ha adquirido el contrato EPC en el día a día del sector energético, es conveniente que los responsables de estos proyectos entiendan de forma clara:

  • En qué consiste
  • Qué implicaciones legales puede suscitar su utilización para las partes contratantes
  • Cuál es la diferencia con respecto a los contratos EPCM.

Los contratos EPC

El contrato EPC es un contrato de construcción que engloba todo lo relacionado con, entre otros, el diseño, los suministros necesarios, la construcción y los servicios adicionales. Todos estos conceptos se hayan, por definición propia del término, incluidos en esta modalidad contractual.

Este tipo de contrato también es conocido como contrato llave en mano, principalmente por el hecho de que el contratista se obliga frente al cliente a diseñar, construir y poner en funcionamiento una instalación concreta que él mismo ha proyectado previamente. Es decir, en esta modalidad de contrato, el contratista es quien tiene que velar por todas y cada una de las actividades llevadas a cabo en el proyecto, desde el diseño inicial hasta la entrega final.

Relación contractual entre las partes en el contrato EPC

De un tiempo a esta parte, los contratos EPC han tenido un mayor impacto debido a su simplicidad operativa. Y es que la aceptación de nuevas tareas por parte del contratista elimina la triple relación contractual cliente-ingeniero-contratista y la reduce a una relación bilateral cliente-contratista.

De hecho, en los proyectos EPC el contratista asume la responsabilidad total frente al cliente, haciendo suyo el compromiso de entrega de un proyecto listo para funcionar/operar. Para el cliente, las principales ventajas de escoger la modalidad EPC se pueden resumir en:

  • Menor esfuerzo de coordinación al existir un contratista que asume todas las tareas
  • El equipo técnico EPC garantiza la calidad del trabajo y reduce los problemas durante y después de la obra
  • Máximos estándares de seguridad
  • Reducción del riesgo financiero: se pacta un importe fijo de inversión antes del inicio del proyecto y por lo general no suele haber variaciones al respecto
  • El plazo de ejecución se establece desde el principio evitando, a priori, desviaciones en la realización del proyecto.

El contrato EPC versus el contrato EPCM

Complementario al contrato EPC, existe en la actualidad otro concepto estrechamente ligado a este sector denominado contrato EPCM. Pero el contrato EPCM es un contrato de servicios profesionales y no un contrato de construcción.

La figura del contrato EPCM es claramente distinta a la del contrato EPC, fundamentalmente por la clara diferenciación de que en el EPCM el contratista no asume como propia la obligación de construir el proyecto, ni tampoco la de efectuar los suministros. Únicamente asume la obligación de diseñar la ingeniería del proyecto.

Existen otras diferencias importantes entre los contratos EPC y EPCM que los responsables de proyectos de Ingeniería, Adquisiciones y Construcción han de tener en cuenta, si desea obtener más información al respecto no dude en contactar con nosotros.

Manuel Álvarez-Sala

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico

Derecho de la Energía

Mariscal & Abogados cuenta con una amplia experiencia en el asesoramiento jurídico en proyectos de energías renovables en España, ya sea en el ámbito de la energía eólica, la energía solar o la energía de la biomasa, o en el terreno de las explotaciones geotérmicas o hidroeléctricas. Si necesita realizar una consulta, no dude en  Contactar con nosotros.