La contratación pública en España podría definirse como aquél proceso administrativo en virtud del cual un ente perteneciente al sector público abre un procedimiento denominado licitatorio o licitación, para seleccionar a un ente privado contratista, con el fin de satisfacer una necesidad concreta.

En este sentido, los entes públicos tienen la obligación de respetar todos los principios que rigen la contratación pública en España, y ajustarse a las disposiciones que rigen el procedimiento de licitación, adjudicación y ejecución de los contratos públicos.

Regulación de la contratación pública

El 26 de febrero de 2014, la Unión Europea aprobó un nuevo paquete de Directivas Comunitarias en materia de contratación pública, modificando la legislación vigente desde el año 2004.

El nuevo paquete legislativo consistía en tres Directivas:

  • Directiva 2014/23/UE en materia de adjudicación y concesión de los contratos públicos
  • Directiva 2014/24/UE, relativa a procedimientos de adjudicación de contratos de obras, servicios y suministro
  • Directiva 2014/25/UE, reguladora de la contratación de entidades que operan en los sectores del agua, la energía, los transportes y los servicios postales.

Como consecuencia de las anteriores Directivas comunitarias, el pasado 9 de noviembre de 2017, entró en vigor en España la nueva Ley 9/2017 de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público (LCSP), como transposición al Derecho español el marco legislativo europeo.

Principios de la contratación pública

De acuerdo con lo dispuesto en la LCSP, los órganos públicos contratantes han de regirse durante todo el procedimiento licitatorio y consiguiente ejecución de los contratos públicos, por los principios que rigen la contratación pública.

Estos principios son los de igualdad, no discriminación y transparencia. Asimismo, establece la LCSP que los órganos de contratación han de velar en todo el procedimiento de contratación por la salvaguarda de la libre competencia.

Tipología de los contratos públicos

Son varios los tipos de contratos que pueden firmarse entre los entes públicos y los entes privados. Según la LCSP, los principales contratos públicos, son los siguientes:

  • Contrato de obras
  • Contrato de concesión de obras
  • Contrato de concesión de servicios
  • Contrato de suministro
  • Contrato de servicios
  • Contratos mixtos

Tipos de procedimientos de adjudicación de los contratos públicos

Además de los anteriores tipos de contratos que pueden licitar los entes públicos, los procedimientos por los cuales se produce la adjudicación de dichos contratos están sujetos a una estricta regulación por la LCSP. Los procedimientos pueden ser:

  • Procedimiento abierto
  • Procedimiento restringido
  • Procedimientos con negociación
  • Diálogo competitivo

En términos generales, la contratación pública en España es un procedimiento con una extensa regulación aplicable, y que reviste una enorme complejidad. Por ello, a la hora de contratar con los entes públicos, resulta fundamental contar con asesoramiento especializado en materia de durante todo el procedimiento licitatorio. De esta manera se podrán evitar los potenciales riesgos que pudieran derivarse de la suscripción de cualquier contrato público.

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico

Irene Terrazas

Irene Terrazas es abogada por la Universidad de Alcalá de Henares. Sus áreas de práctica son la contratación pública y mercantil y el derecho societario. Contacte con Irene Terrazas