Restricciones de vuelo con drones en España

En España, las restricciones de vuelos con drones contempladas en la regulación vigente, permiten la utilización de drones exclusivamente para la realización de los siguientes trabajos aéreos:

  • Actividades de investigación y desarrollo
  • Tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios
  • Levantamientos aéreos
  • Observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de incendios forestales
  • Publicidad aérea, emisiones de radio y TV
  • Operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento
  • Otro tipo de trabajos especiales no incluidos en la lista anterior

Así mismo, existen ciertas restricciones a la hora de volar un dron que toda persona interesada en su empleo ha de tener en consideración:

  • Está prohibido el vuelo de drones en zonas urbanas y en aglomeraciones de personas, esto es, playas, conciertos, parques, manifestaciones, procesiones, etc.
  • No se pueden volar drones durante la noche.
  • Está prohibido volar drones cerca de aeropuertos, aeródromos u otros espacios aéreos controlados y poner en peligro a terceros
  • Se debe volar el dron dentro del alcance visual del piloto, a una distancia de éste no mayor de 500 m. y a una altura sobre el terreno no mayor de 400 pies (es decir, como máximo 120 metros de altura).

Las multas por incumplimiento de tales restricciones pueden ascender hasta los 225.000 euros.

Uso no comercial o recreativo de drones

En caso de que el uso que queramos darle a los drones no tenga un fin comercial, la aeronave será considerada en este supuesto como un “Aeromodelo” y legalmente no recibirá el tratamiento de dron.

Estaríamos entonces frente a una aeronave  que realiza actividades de aeromodelismo y su uso pasaría a estar controlado por la Real Federación Aeronáutica Española y por la correspondiente normativa autonómica y local de aplicación.

El uso de un dron como uso recreativo o como mera afición no precisa de ninguna habilitación  de  AESA.  En cualquier caso, esto no quiere decir que no esté sujeto a ciertas normas mínimas de seguridad de carácter obligatorio como son:

  • Antes de utilizar un dron, éste siempre ha de estar a la vista y no ha de superar los 120 metros de altura
  • Si bien no es necesario ser piloto, se debe saber volar con cierta seguridad
  • Se mantienen las mimas restricciones que para el vuelo de drones comerciales:
    • No se pueden volar zonas urbanas ni aglomeraciones de personas
    • No se pueden volar por la noche
    • Queda prohibido volar drones cerca de aeropuertos o aeródromos, así como también volar drones en zonas donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura y poner en peligro a terceros.

En resumen, las  aeronaves pilotadas por control remoto, los llamados drones o RPAS, son un sector en pleno proceso de expansión dadas las amplias posibilidades tecnológicas y empresariales que ofrece su uso en múltiples campos de la economía. De ahí la importancia de que el sector esté regulado de forma correcta y flexible, garantizando la máxima seguridad y facilitando al mismo tiempo un desarrollo adecuado y productivo de este sector en España.

Son muchos los que reclaman una nueva legislación más completa, que sea capaz de adaptarse a los nuevos tiempos y que sustituya a la normativa temporal vigente. Las restricciones de vuelos con drones actuales suponen un impedimento al desarrollo del sector.

Elisa Muñoz & José María Mesa

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico

José María Mesa

Licenciado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, José María Mesa está especializado en las áreas de contratación mercantil, derecho societario y fusiones y adquisiciones. Idiomas de trabajo: castellano e inglés. Si desea realizar una consulta Contacte con nosotros